Pequeñas Luciernagas

Gracias por seguir <3

viernes, 1 de abril de 2011

Nada es para siempre.


Después de todo, los ordenadores se rompen y las relaciones se terminan.
Lo mejor que podemos hacer es reiniciar y respirar.
Tantos caminos, tantos desvíos, tantas opciones, tantos errores...
bienvenida a la era de la perdida de inocencia
Nadie desayuna con diamantes y nadie vive romances inolvidables

2 comentarios:

  1. los romances inolvidables si existen, que sean solo romances es otra cosa...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar :)