Pequeñas Luciernagas

Gracias por seguir <3

viernes, 11 de noviembre de 2011

-

Aunque lo creamos por autoridad, no sabemos tener corazón, estómago o pulmones mientras no nos duelen, oprimen o angustien. Es el dolor físico, o si quiera la molestia, lo que nos revela la existencia de nuestras propias entrañas. Y así ocurre también con el dolor espiritual, con la angustia, pues no nos damos cuenta de tener alma hasta que esta no nos duele.

-Unamuno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar :)